Cómo utilizar DISC para la adquisición de talento

La investigación de Harvard Business Review muestra que la adquisición de los mejores talentos podría, en última instancia, ser la diferencia entre el éxito y los resultados mediocres. De hecho, no siempre es suficiente examinar y posicionar el talento entrante en función de sus fortalezas y habilidades. Con cada “ying” hay un “yang”. Por tanto, ambos son necesarios para descubrir el talento adecuado para su organización.

El equilibrio es necesario en todo lo que hacemos. Es importante saber cómo posicionar nuevos talentos entre los existentes para fortalecer su organización. Donde una persona pueda carecer de una fuerza en particular, debemos encontrar una que sobresalga en esa fuerza. Examinar el comportamiento del talento entrante utilizando herramientas de contratación predictiva permite a los gerentes de contratación decidir si un candidato tiene lo que se necesita para cumplir con el puesto de trabajo vacante y descubrir si esta persona trabajaría mejor sola o en grupo, y con quién colaboraría mejor. lo que, a su vez, aumenta la productividad y la calidad de la organización.

Comencemos identificando las fortalezas que necesita un candidato para el puesto que está tratando de cumplir. ¿Necesitará a alguien que no tenga miedo de correr riesgos, o necesita a alguien que opere estrictamente en función de los números? Diferenciar sus necesidades inmediatas de contratación de las necesidades generales de la empresa puede ser vital. A veces, no se dará cuenta de las debilidades en otras partes de su organización hasta que evalúe sus necesidades reales. Seleccionar cuidadosamente el talento en función de sus fortalezas y limitaciones le permitirá encontrar el equilibrio entre lo nuevo y lo existente, lo que lo llevará a superar al equipar a su fuerza laboral con los recursos que necesitan para tener éxito.

Aquí hay una breve descripción general del modelo DISC para ayudarlo a determinar qué estilo de personalidad describe su puesto actual:

Dominante:

 Si necesita un líder, alguien que pueda delegar bien, que esté orientado a los resultados y dirigido a las soluciones, alguien que sea dominante, que no tenga miedo de arremangarse y que siempre tome la iniciativa.

Este tipo de persona es un adicto al trabajo, comprometido con el equipo y, a menudo, piensa fuera de la caja para hacer el trabajo. Este puede ser un ejecutivo, siempre que esté en contacto con los trabajadores. Además, este tipo de persona puede usar y usará más de un rol a la vez, si se le permite.

La personalidad tipo D tiene mucha confianza en lo que pueden hacer. Les encanta resolver problemas y enfrentar desafíos de frente. Están acostumbrados a correr riesgos, mientras que ningún obstáculo es demasiado grande o pequeño. Se destacan en empresas de nueva creación, desarrollo de productos e iniciativas comerciales en curso.

Con el hábito de tomar “más de lo que puede masticar”, esta persona puede trabajar demasiado si no se le proporcionan los recursos adecuados. Consideran tiempo y dinero, y tenderán a tomar atajos para agilizar las tareas solo para llegar a las fases finales de producción y al siguiente proyecto en la cola. No temen a los límites y, a menudo, los traspasan. Trabajan para lograr un objetivo común, alcanzar la meta y producir nada más que calidad a través de la resolución.

Un empleado de estilo D es alguien que querrá colocar frente a grandes equipos para supervisar las actividades diarias, los proyectos y la implementación de programas. Asegúrese de proporcionarles equilibrio para que no se sientan abrumados o restringidos por la monotonía de un ambiente de oficina sofocante. Esta persona es activa, enérgica y nunca realmente satisfecha. Esta es su elección para obtener resultados de gran tamaño.

Influyente:

Algunas razones clave para implementar DISC en iniciativas de fuerza laboral en curso pueden incluir cultivar relaciones más sólidas, ayudar a los contribuyentes a continuar creciendo individualmente y resolver conflictos de manera más diplomática.

La personalidad tipo I es la respuesta a todo lo social y afable dentro de su organización. Están orientados al cliente, son influyentes y pueden liderar desde adentro. Crean un entorno de comodidad y empoderamiento al tiempo que motivan al equipo a adoptar el crecimiento personal como necesario para la transformación en el lugar de trabajo. Son creativos, actúan y evitan los conflictos en el camino. Su fuerza es la comunicación y el reconocimiento a menudo es su droga preferida.

Los tipos de personalidad orientados a las personas a menudo son embajadores. Forjan asociaciones estratégicas y se adaptan a la experiencia del cliente. Conectan departamentos y encuentran puntos en común entre equipos multidisciplinarios. Los tipos I a menudo son líderes secundarios, directores, gerentes y líderes de equipo. Son ejecutivos de ventas, especialistas en marketing y directores de programas. Entienden a las personas y pueden ser excelentes entrenadores, educadores y animadores dentro de las organizaciones. Son los pacificadores, los negociadores y los enlaces entre la alta dirección y el departamento de finanzas. Combínelos con los tipos S para obtener estabilidad y los estilos C para obtener información, mientras colabora con los estilos D para hacer el trabajo.

Sensato:

Un oyente activo, el tipo S es paciente y empático. Luchan por la seguridad y temen lo desconocido. Sin pruebas concretas, buscan soluciones y trabajan rápidamente para gestionar los riesgos, a menudo desarrollando un “Plan B”, por si acaso.

Una delgada línea entre el tipo I y el tipo C, los estilos S son fundamentales para nuestra estructura empresarial. Mantienen a nuestros ejecutivos organizados y se aseguran de que nuestros accionistas se sientan apreciados. Son amigables y confiables. Son leales y defensores de la autoridad.

Busque una personalidad tipo S si estás buscando un asistente, coordinador de programa, gerente de oficina o secretaria increíble. Son programadores expertos y genios administrativos. Los tipos S son excelentes para coordinar, y a menudo nos dejan tiempo para prepararnos y margen de error, incluso en nuestros días más llenos de acción. Algunos dicen que el tipo S es en realidad el hilo que mantiene unida a toda la organización. Si está formando un equipo desde cero o reduciendo su personal este año, asegúrese de mantener algunos de este tipo de personalidad en su lista.

Correcto:

Si está buscando ocupar un puesto que involucre minería de datos, administración, litigio o análisis, debe inclinarse hacia una personalidad tipo C. Están enfocados en los detalles, los estándares altos y la calidad de la actividad diaria y, a menudo, fortalecen el negocio en cada paso del camino.

Son perfeccionistas, “ponen los puntos sobre las íes”  Ellos tomarán el liderazgo donde la experiencia es clave y son asesores y consultores asombrosos. Aseguran el cumplimiento en toda la organización y destacan las oportunidades perdidas dentro de la estructura empresarial. Se aseguran de que la empresa cumpla con todas las obligaciones relativas a los reglamentos, las políticas y los procedimientos que rigen, al tiempo que cierran indirectamente las brechas entre las operaciones. Son sistemáticos y, a menudo, se los considera el “ancla de la realidad”, de la que todo el mundo depende para “llevar la cuenta” y “contar las cosas como son”.

Combina las personalidades tipo C y tipo D para obtener resultados perfectos. Redirija la toma de decisiones emocionales mejorando la lógica con intuición. La personalidad de tipo C es esencial para conectar a tierra la avalancha emocional de la persona de tipo D. Debido a que ambos estilos valoran los resultados, juntos son una fuerza para tener en cuenta.

Fuente: People- Keys®