Tratar con un jefe S

Tratar con el jefe S

En tiempos de cambios rápidos, incertidumbre, imprevisibilidad e inseguridad, las personas responden de manera muy diferente. Aquellos que abrazan y se adaptan bien a un entorno cambiante generalmente no parecerán afectados y continuarán con sus vidas aceptando la nueva normalidad tal como la encontraron. Sin embargo, siempre existe el otro lado del espectro conductual que no aprecia inherentemente el cambio y lucha por adaptarse a nuevos procesos y procedimientos. Aquellos que pueden adaptarse al cambio más rápidamente a menudo caracterizan a otros que son más lentos para aceptar el cambio como «difíciles». Muchas veces, estas personas «difíciles» son, o se convierten, en nuestro jefe.

Nuestra estrategia hoy es aprender sobre el estilo de personalidad estable o el jefe de estilo «S».

¿Quién es el estilo «S»?

Los estilos «S» representan la gran mayoría del 69% de la población, por lo que hay una mayor probabilidad de que inevitablemente se encuentre trabajando para un jefe de estilo «S». El jefe S es más reservado emocionalmente en su enfoque para interactuar con la gente, pero todavía está muy orientado a las personas como el estilo «I». Es un grande oyente, diplomático en su comunicación y pasivamente observador. Nuevamente, al igual que el «I», prefiere participar en proyectos de equipo y es excelente para desarrollar y mantener la armonía entre colegas.

¿Por qué se considera «difícil»?

El jefe de estilo “S” tiende a recibir un mal informe cuando se encuentra con situaciones desafiantes y de ritmo rápido que requieren decisiones rápidas, o cuando se enfrenta a conflictos en el lugar de trabajo. Puede ser más lento y sistemático en su enfoque para ejecutar un plan, y hacerlo sólo después de consultar con la mayor cantidad de personas posible para obtener la aceptación y la confianza de que está tomando la mejor decisión. Desea consenso. Las personalidades “D” pueden verle como indeciso o que hay falta de confianza; Los estilos «I» pueden verle como aburrido o desconectado del equipo, y las personalidades «C» pueden percibirle como un obstáculo para el progreso. Tenga en cuenta que los miedos dominantes de todos los estilos DISC pueden influir en sus opiniones e interacciones con los demás.

El jefe de estilo «S» desea entornos libres de conflictos que sean colaborativos y amigables. Este entorno es motivador para el líder con estilo «S» y le mantiene sintiéndose aceptado y valorado, mientras intenta enfocarse en las fortalezas importantes del liderazgo como ser el abogado defensor, la toma de decisiones, la lluvia de ideas y la comunicación. La frustración surge cuando los estilos orientados a la tarea que trabajan con el jefe «S», como los estilos «D» o «C», comienzan a presionar al jefe «S» para acelerar su ritmo, tomar decisiones sobre la marcha o enfrentar problemas polémicos antes de que se sienta preparado para hacerlo por su cuenta.

¿Cómo trabajar con éxito con el jefe de estilo «S»?

Si descubres que tu próximo jefe es un estilo «S», aquí hay algunas cosas simples que puedes hacer para establecer una relación de trabajo positiva en la oficina:

Estilos “D”: Paciencia, afirmación, apoyo. El jefe estilo «S» disfrutará delegando tareas desafiantes que requieran tu velocidad y agilidad. Recuerda mantener informada al “S” sobre el estado del proyecto e inclúyala cuando necesite tomar una decisión o enfrentar un desafío. Mantén abiertas las líneas de comunicación. Si incluyes al jefe de estilo “S” a lo largo del proyecto le mantendrás informado y esto reforzará su confianza en ti para que te hagas cargo y apreciará tu esfuerzo por conectarse con él como compañeros de equipo.

Estilos “I”: Reduce la velocidad, conecta, luego motiva. El jefe de estilo «S» apreciará tu sincero deseo de vincularte con él, junto con tu capacidad para motivar y elevar. Es probable que se dirija a ti cuando se sienta inseguro o menos seguro acerca de un proyecto o decisión y será imperativo que disminuyas la velocidad, escuchas y comprendes lo que necesita de ti. Trata de no presionar o abrumar al jefe «S», sino escuchar y observar primero antes de intentar alentar e inspirar.

Estilos “S”:  Refuerza la confianza y el trabajo en equipo. El jefe de estilo «S» apreciará tu ritmo lento y constante, muy parecido al suyo; sin embargo, también busca generar confianza y conexión contigo. Ofrece aliento y afirma sus habilidades y fortalezas mientras observas su desempeño. Hazle saber a tu compañero «S» cuándo necesita acelerar el ritmo y se sincero acerca de tu compromiso con el equipo. Recuérdale que todos estáis trabajando juntos hacia el mismo objetivo, y que su capacidad para pasar de una naturaleza observadora y participativa a una decidida y segura es crucial para el éxito del equipo.

Estilos “C”: Amigos primero, luego hechos. Aunque es probable que el jefe de estilo “S” dedique tiempo a analizar una situación, también es probable que se estresa o abruma con demasiada información, lo que ralentizará su ritmo aún más. Antes de bombardear al jefe «S» con grandes cantidades de detalles pequeños, inicia una conversación para aprender lo que ya sabe y qué más necesita saber para tomar decisiones informadas. Apreciará tu esfuerzo por conectarte y reforzará tu deseo de construir relaciones de confianza con tus compañeros de equipo. Hazle saber al jefe «S» cuando haya hecho un gran trabajo liderando y administrando proyectos.

Como puedes ver, DISC es una herramienta poderosa pero simple, no solo para comprender a otras personas sino para comunicarse mejor y mejorar su propio desempeño. ¿Estás listo para llevar tus habilidades con las personas al siguiente nivel y comenzar a ayudar a otros a prosperar? Obtenga más información sobre cómo convertirse en un consultor de comportamiento certificado y comience o mejore su práctica de consultoría con DISC