Si el mundo estuviera gobernado por un estilo DISC: Estilo de personalidad S

Todo el mundo tiene un poco de cada estilo de personalidad DISC dentro de ellos. Y cada individuo tiene ciertos rasgos que son dominantes dentro de ellos, mientras que otros rasgos rara vez se presentan.

Los seres humanos somos complejos y nuestro planeta está formado por miles de millones de personas. Todas estas personas tienen diversos grados de cada tipo de personalidad dentro de sí mismas.

Esto funciona muy bien porque necesitamos muchas personas diferentes con muchas fortalezas diferentes para que nuestra sociedad funcione correctamente. Los beneficios de cada estilo complementan las deficiencias de otro estilo.

¿Qué pasaría si todos fueran exactamente iguales?

Si todos en el mundo tuvieran una personalidad de estilo S:

Las buenas noticias:

El mundo sería como en la película del Show de Truman. Las comunidades idílicas y unidas serían la norma. Las personas se preocuparían por los sentimientos de los demás y harían todo lo posible para mantener un sentido de comunidad y estabilidad dentro de la familia. La tasa de criminalidad bajaría a cero, porque nadie querría hacer nada para dañar a otros. Se crearían sistemas para mantener a todos a salvo y seguros, y estos sistemas no se cuestionarían. La vida sería como una serie de comedia, donde sucederían cosas, pero sólo los tipos de cambios que se pueden resolver rápidamente sin efectos duraderos. Nadie cambiaría, todos se quedarían como son: agradables, amables y orientados al equipo. Las cuestiones de moralidad serían simplemente blancas o negras: si ayuda a otras personas, está bien, si no lo hace, está mal.

Todos los lugares de trabajo estarían muy orientados al equipo. El consenso y la votación serían los medios esperados para la toma de decisiones. La gente sería muy confiable y lograría lo que comenzó haciendo una tarea a la vez.

Al conducir, todo el mundo siempre dejaría a otros el primer lugar. “Tú vas primero” y “¡Oh no, después de ti, insisto!” serían frases comúnmente pronunciadas. Se esperaría cortesía en cada escenario y todos los favores serían recíprocos. La gente  se disculparía rápidamente si ocurría un accidente.

La comunicación sería cortés por encima de todo. Nadie se gritaría el uno al otro, y las respuestas violentas de desprecio serían abominables. La gente no se preocuparía por temas desagradables ni se degradaría abiertamente. Todos serían extremadamente agradables y amables.

El progreso no sería deseable, porque todos vivirían en un mundo idílico. El cambio deja espacio para la incertidumbre y la incertidumbre trae miedo. Nadie querría tener miedo en esta sociedad, por lo que lo arreglarían de manera que se minimizara la incertidumbre. Las familias permanecerían juntas, los niños obedecerían a sus padres y los perros nunca irían al baño dentro de la casa.

Las relaciones románticas se basarían en el supuesto de que todas las interacciones se construirían hacia un compromiso de por vida, y en una sociedad totalmente S, siempre lo serían. Nadie tendría que preocuparse por el abandono o la incertidumbre. Todo el mundo sería un excelente padre y consideraría que criar a sus hijos para que sean buenas personas es una prioridad. Y en una sociedad totalmente S, no tendrían muchos problemas para lograr que sus hijos obedezcan, ya que todos los niños querrían mantener la armonía de forma natural.

Todo sería muy, muy agradable.

Las noticias no tan buenas:

Si todos en el mundo tuvieran una personalidad de estilo alto S y carecieran de conciencia del comportamiento, sería demasiado agradable. El mundo de Truman es un gran lugar para visitar, pero es una fantasía. Este estilo de vida idílico hace que sea increíblemente difícil lidiar con la naturaleza desordenada de ser un ser humano. No se hablaría de la muerte, las funciones corporales serían misterios, y se alentaría a las personas que lucharan a que se lo guardaran para sí mismos para mantener la sensación de estabilidad y seguridad que esta sociedad requeriría.

La gente tendría dificultades para expresarse. Serían demasiado auto comprometidos, demasiado desinteresados, demasiado críticos en secreto. Lucharían con discutir cosas que los hacen sentir incómodos. No hablarían cuando no están satisfaciendo sus necesidades, y esto conduciría a mucha agresión pasiva.

El progreso se detendría. Si todos tuvieran una personalidad de estilo S, todos temerían el cambio y preferirían la seguridad al progreso. Los avances y cambios científicos, tecnológicos, médicos, sociales y políticos serían pocos y esparcidos.

Todos serían realmente amables entre sí, claro, pero al igual que la película de 1998, sería un lugar donde la gente no se sentiría libre de experimentar abiertamente las profundidades de la experiencia humana.

Fuente: People- Keys®