Si el mundo estuviera gobernado por un estilo DISC: Estilo de personalidad C

Parte 3: Estilo de personalidad C

Todo el mundo tiene un poco de cada estilo de personalidad DISC dentro de ellos. Y cada individuo tiene ciertos rasgos que son dominantes, mientras que otros rasgos rara vez se presentan.

Existe una probabilidad bastante alta de que haya al menos un adjetivo en cada categoría que le pertenezca. Y eso es natural.

Los seres humanos somos complejos y nuestro planeta está formado por miles de millones de personas. Todas estas personas tienen diversos grados de cada tipo de personalidad dentro de sí mismas.

Esto funciona muy bien porque necesitamos muchas personas diferentes con muchas fortalezas diferentes para que nuestra sociedad funcione correctamente. Los beneficios de cada estilo complementan las deficiencias de otro.

Pero ¿qué pasaría si todos fueran exactamente iguales?

Si todos en el mundo tuvieran una personalidad de estilo C:

Las buenas noticias:

¡Se lograrían cosas asombrosas! El mundo estaría compuesto por personas capaces de pensar como ingenieros. Esta capacidad para participar en un nivel más profundo de análisis y utilizar habilidades avanzadas de resolución de problemas produciría resultados sin precedentes.

Los estilos C están muy orientados a las tareas y producen resultados incomparables. Si todos en el mundo tuvieran una personalidad C, todos serían perfeccionistas. La precisión sería primordial. Todos los empleados se destacarían en la producción de obras del más alto calibre. Se producirían avances tecnológicos, médicos, filosóficos, políticos y económicos fenomenales. La productividad continuaría a un ritmo lento y constante. Todos preferirían trabajar solos, pero esto les permitiría mantener el enfoque necesario para crear estas increíbles piezas de trabajo. Si todos los lugares de trabajo estuvieran compuestos en su totalidad por personalidades del estilo C, los avances tecnológicos estarían limitados solo por los límites de nuestra imaginación. Podríamos crear tecnología que mejoraría nuestras vidas, erradicaría enfermedades, racionalizaría la eficiencia y eliminaría el aburrimiento. Podríamos generar sistemas que permitan la eficiencia y eficacia en todos nuestros esfuerzos.

Las relaciones interpersonales rara vez estarían ligadas a conflictos. Todos serían pasivos y de ritmo lento. Rara vez una persona se agitaría lo suficiente como para levantar la voz o gritar. La comunicación interpersonal se haría principalmente a través de medios electrónicos. El correo electrónico y el texto serían las principales formas de comunicación. Esto no solo serviría para aliviar la ansiedad social que muchos estilos C sentirían al comunicarse en persona, sino también para garantizar la precisión y la responsabilidad. Podría estar seguro de lo que alguien hubiera dicho, porque lo tendría por escrito. Y si el mundo estuviera completamente compuesto de estilos C, la comunicación escrita rara vez sería breve y siempre contendría todos los detalles pertinentes.

Conducir sería un sueño. Cada persona de estilo C observaría todas las reglas en todo momento, porque eso tiene sentido. Se concentrarían en la tarea que tienen entre manos (conducir) en lugar de pensar en lo que van a decirle a fulano de tal, etc. Comprenderían cómo su comportamiento de conducción afecta los patrones de tráfico y responderán en consecuencia. Sería seguro tener automóviles autónomos en la carretera. No tendrían que compensar los errores en los coches conducidos por humanos, porque no habría ninguno

Las noticias no tan buenas:

Si todos en el mundo tuvieran una personalidad de estilo C y carecieran de conciencia del comportamiento, todos estarían trabajando como una máquina. Sin embargo, el hecho es que todavía son solo humanos. Cuando “perfecto” es el único estándar aceptable, deja muy poco espacio para que un ser humano sea un ser humano. Los humanos cometemos errores, y en una sociedad que mantiene una expectativa tan alta de precisión y perfeccionismo, cometer un error sería el tabú definitivo. Si todos tuvieran una personalidad con una C alta, ya poseerían un monólogo interno muy crítico. Saber que todos los demás también te criticarían sería más que devastador.

Los humanos necesitan interactuar entre sí. Deben dejar de concentrarse en las tareas y relajarse ocasionalmente, y deben ser lo suficientemente flexibles para tener en cuenta los errores y las circunstancias cambiantes. Una sociedad totalmente C no dejaría espacio para estas cosas. Los humanos serían demasiado pasivos para querer confrontar a otras personas cuando no están obteniendo lo que quieren, por lo que la gente no se comunicaría sobre sus necesidades. Esto les haría sentirse abandonados y aislados. Las relaciones románticas se verían afectadas por la falta de tiempo de calidad para estar juntos en persona. Se le daría más importancia a la lógica que a lo emocional, y esto haría que la sociedad valorara menos las relaciones románticas. Como consecuencia, esto podría causar que la vida familiar sea un poco tensa.

Se lograría el progreso tecnológico. Pero no se lograría mediante el trabajo en equipo directo. La gente haría una investigación intensiva antes de tomar decisiones sobre cómo proceder. Entonces, en cierto sentido, las personas colaborarían basándose en el conocimiento existente. Sin embargo, podrían lograr mucho más si colaboraran directamente.

Fuente: People- Keys®