Tratar con un jefe I

Tratar con jefes difíciles: estilo Influyente

En el lugar de trabajo promedio en todo el mundo hoy en día, es seguro decir que nadie busca intencionalmente ser etiquetado como el «jefe difícil». Todos podemos estar de acuerdo en que lo «difícil» no es un rasgo o requisito previo que las juntas directivas, los gerentes de talento o los reclutadores examinan al entrevistar o contratar. Entonces, ¿cómo se puede etiquetar a uno como «difícil» después de superar el proceso con un excelente currículum y habilidades excepcionales para las entrevistas?

La mejor respuesta es que lo más probable es que muestren su estilo de comportamiento DISC dominante, que es diferente o, en algunos casos, opuesto al suyo. Nuestra percepción de un comportamiento diferente combinado con los puntos ciegos de nuestra personalidad a menudo hace que etiquetemos a otra persona antes de tratar de comprenderla. Podría experimentar uno de los cuatro jefes «difíciles» distintos, dependiendo de su estilo de comportamiento dominante en el lugar de trabajo. Entonces, el desafío se convierte en aprender sobre los cuatro estilos de comportamiento dominantes antes de encontrar a alguien nuevo para poder comunicarse, conectarse y colaborar con ellos de manera efectiva, independientemente de su estilo.

Las estrategias militares generalmente ofrecen muchos principios rectores que, en teoría, y cuando se ejecutan correctamente, conducen a la victoria. Es hora de ser estratégicos en nuestros lugares de trabajo cuando se trata de aprender sobre los demás para detener el patrón de etiquetarlos como enemigos o «difíciles». Es precisamente lo que conduce a errores en la comunicación, conflictos, baja moral y falta de productividad. Nuestra estrategia hoy es aprender sobre el estilo Influyente o el jefe del estilo «I».

¿Quién es el estilo «I»?

Recuerde, los «I» representan aproximadamente el 11% de la población, por lo que hay una menor probabilidad de que se encuentre trabajando para muchos jefes de estilo «I». Por lo general, no tendrá que preguntar directamente cuál es su estilo dominante porque lo discutirán felizmente con cualquiera que los escuche o lo demostrarán a través de sus tendencias conductuales naturales. Son jefes activos y orientados a las personas que lideran motivando, inspirando, influyendo y comunicando. Prefieren participar activamente en proyectos de equipo, entablar relaciones y divertirse haciéndolo todo.

¿Por qué se los considera «difíciles»?

Los jefes de estilo “I” tienden a recibir un mal informe cuando gran parte de la oficina está compuesta por empleados con estilo reservado y orientados a las tareas. Las personalidades “D” pueden verlos como indisciplinados y desenfocados; Los estilos «S» pueden verlos como poco confiables y desorganizados, y las personalidades «C» pueden verlos como carentes de conocimiento y habilidad. Tenga en cuenta que los miedos dominantes de todos los estilos DISC pueden influir en sus opiniones e interacciones con los demás.

Los jefes de estilo «I» desean entornos agradables y responden positivamente al reconocimiento y elogio. Esto motiva al líder con estilo «I» y lo mantiene sintiéndose aceptado y valioso mientras se enfoca en tareas importantes de liderazgo como la abogado defensor, la toma de decisiones, la lluvia de ideas y la comunicación. Aquellos que están más orientados a las tareas (estilos «D» o «C») pueden ver esto como innecesario o contraproducente para el objetivo general, presionando al líder del estilo «I» para que se concentre más en el progreso que en la popularidad.

¿Cómo trabajar con éxito con el jefe estilo «I»?

Si encuentra que su próximo jefe es un estilo de «I», aquí hay algunas cosas simples que puede hacer para establecer una relación de trabajo positiva dentro de la oficina:

Estilos “D”:

Busca conectar y luego guiar. El jefe de estilo «I» quiere que el equipo tenga éxito tanto como tú; simplemente lo hacen de manera un poco diferente. Apreciará tu enfoque directo y responsable, pero no olvides que el objetivo de tratar con la gente es beneficioso para todos. Tu naturaleza progresista y tu voluntad de enfrentar desafíos difíciles serán útiles para mantener el estilo «I» avanzando hacia la meta, pero tu capacidad para participar en un nivel más personal le mantendrá escuchando tus comentarios. Apreciará tu naturaleza solidaria como compañero de equipo.

Estilos “I”:

Escucha primero, luego animas. Piensa en «ojo por ojo», pero de una manera más solidaria y colaborativa. El jefe de estilo «I» apreciará enormemente tu entusiasmo y camaradería, y probablemente se acercará a ti en busca de motivación y aliento cuando los tiempos se pongan difíciles. Esta es tu oportunidad de ser la voz activa que refuerza la visión, misión y objetivos de la organización, comunica las necesidades del equipo y mantiene la honestidad y la transparencia a la vanguardia. Será imperativo ponerse primero en la posición del oyente para asegurarte de que comprendas lo que necesita tu compañero influyente antes de ofrecer orientación o dirección. Apreciará que se concentre en el y obtenga el apoyo que necesita para tener éxito.

Estilos “S”:

Comunicar necesidades y apoyo. El jefe del estilo «I» apreciará tu tendencia natural a escuchar y aceptar tus tendencias sociales como un estilo de comportamiento orientado a las personas. Tu enfoque sistemático para la planificación de proyectos, las habilidades de escucha y observación será especialmente útil cuando el estilo «I» solicita retroalimentación o información. Expresa verbalmente tu aprobación de ideas y decisiones cuando sea apropiado y mantén una comunicación abierta y honesta. Hazle saber al jefe del estilo “I” lo que necesitas para tener éxito; su deseo es verte alcanzar tus metas junto con las metas del equipo.

Estilos “C”:

Busca informar, no abrumar. El jefe de estilo «I» no está naturalmente programado para profundizar en los detalles finos y tendrá dificultades para mantener la información organizada. Tus habilidades de gestión de tareas y tu orientación a los detalles complementarán la motivación y la influencia del jefe de estilo «I». Permítale defender su producto o información y dele tiempo para preguntar y cuestionar información que tal vez no comprende por completo. El comprende tu experiencia y apreciará el tiempo para articular e interpretar los datos para brindarles una descripción general bien informada. Hazle saber cuando lo hace bien; aumentará su confianza y confianza en ti para compromisos futuros.

Hacer pivotar cuidadosamente la dinámica de grupo del equipo para el éxito de la empresa requiere una buena comprensión del comportamiento humano y comunicarte de la mejor manera posible. Los equipos que saben cómo trabajar juntos son más exitosos y productivos. ¿Estás listo para llevar a tu equipo al siguiente nivel o ayudar a otras empresas a hacer lo mismo?